Con una mirada al cielo


Guido De Marco


Todo comenzó con una mirada al cielo. Cuando el hombre no encontraba respuestas en mar y tierra, sus ojos se posaron en el firmamento, y así nació Dios.

Cuando el hombre empezó a expandir sus territorios lo único que necesitó fue una mirada al cielo para guiarse en los largos viajes, y así nació la astronomía.

Con una mirada al cielo el hombre buscó cómo premiar a aquellas personas que anteponían el respeto a su Dios, a la naturaleza humana, su deseo, su pasión, y junto a la luna, el sol, los planetas y las estrellas el hombre encontró ese lugar y lo llamó Cielo.

Con una mirada al cielo un almirante genovés siguió las marcas celestiales y con sus carabelas llego a un nuevo mundo, y así nació América.

Con una mirada al cielo miles de japoneses vieron extinguirse sus vidas en un suspiro, y así nació la guerra nuclear.

Con una mirada al cielo dos jefes de estado buscaron demostrar el poderío de sus naciones mostrando al mundo quien podía llegar más lejos, y así nació la Guerra Fría.

Con una mirada al cielo el hombre buscó nuevos horizontes para escapar de su propia amenaza, y así nacieron las misiones espaciales.

Con una mirada al cielo se desvió la vista de la tierra y de nuestros hermanos, y así nació el egoísmo y la avaricia.

Con una mirada al cielo los pueblos oprimidos buscaron su independencia, y así nació la libertad.

El hombre es libre de mirar al cielo, interpretarlo y entenderlo. El hombre es libre de tocar el cielo o destruirlo. De lo que no es libre es de ver lo que el cielo nos muestra, mostró y mostrará.

Las oportunidades están, y es elección del hombre mirar al cielo y tomarlas o mirar al otro lado y darle la espalda al curso de la vida, que es encontrar preguntas y respuestas allí mismo donde nació la humanidad.